http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

sábado, 26 de febrero de 2011

El administrador de una SL no incurre en prohibición de competencia porque su mujer constituya y administre una sociedad con el mismo objeto social

La Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 12 de noviembre de 2010 niega que proceda la destitución del administrador de una sociedad limitada ex art. 65.2 LSRL (ahora art. 230 LSC) por el hecho de que su mujer – conviviente more uxorio – constituya y administre otra sociedad de idéntico objeto social. El problema es que, para aplicar la rígida consecuencia (a petición de cualquier socio, debe destituirse al administrador que hace competencia) es necesario probar que es el administrador el que hace competencia a la sociedad. En el precepto que regula la prohibición de competencia no se hace referencia a las personas vinculadas al administrador. Y es lógico que así sea. Porque el precepto no pretende que se destituya al administrador cuando una persona muy próxima a él es administrador de una competidora. Se trata de un límite rígido en la SL que es, sin embargo, flexible en la SA (porque la Junta puede valorar, discrecionalmente, si procede la destitución). De manera que la Audiencia considera que los socios demandantes no podían ampararse en el 65.2 LSRL. No obstante, el administrador puede infringir – él mismo – la prohibición de competencia si, efectivamente, compite con la sociedad a través de persona interpuesta, esto es, no figura formalmente como administrador o socio de la sociedad competidora pero interviene en la gestión y control de la misma a través de un pariente, por ejemplo. En este punto, quién sea el pariente es relevante (un anciano ingresado en una residencia o una señora que es una profesional del sector)
“Como ya hemos indicado la sentencia apelada asume, desde el punto de vista dogmático, como no podía ser de otra forma, que la violación de la prohibición de competencia es imputable al administrador cuando la conducta infractora se realice por persona interpuesta, generalmente unida por vínculos familiares con la finalidad de evitar la prohibición, citando la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de septiembre de 1998 y de la sección 6 ª de la Audiencia Provincial de Valencia de 31 de mayo de 2003, pero concluye que tal situación no se da en el supuesto enjuiciado porque, a diferencia de los supuestos analizados en las referidas resoluciones, el administrador no ha realizado gestión alguna a favor de la nueva sociedad y su pareja -socia mayoritaria de la nueva sociedad y administradora única de la misma- goza de independencia económica y de experiencia en el sector, experiencia y capacidad económica que también se reconoce a los demás socios de la nueva entidad.
En fin, el lector que considera que el administrador estaba compitiendo a través de su señora debe quedar razonablemente tranquilizado si piensa que la destitución del administrador no es la única vía de la que disponen los socios para proteger el interés social. Esto es algo que se olvida frecuentemente cuando se analiza la prohibición de votar en caso de conflicto de intereses: los conflictos de intereses pueden resolverse por varias vías y las medidas rígidas (prohibición de votar, obligación de cesar en el cargo) deben utilizarse con moderación. Concluye el Tribunal
      Cuestión distinta a la anterior es que el administrador incumpla de cualquier forma los deberes de lealtad, secreto o diligencia, infracción que podría dar lugar, en sus respectivos supuestos, al ejercicio de la acción social o individual de responsabilidad. De igual forma, nada impediría el ejercicio de las oportunas acciones de competencia desleal contra el autor y los cómplices de cualesquiera de los ilícitos concurrenciales definidos en la Ley de Competencia Desleal en el supuesto de que se ejecutaran actos que merezcan dicha calificación legal. Ahora bien, el hecho de que personas vinculadas afectivamente al demandado constituyan una sociedad con idéntico, análogo o complementario objeto social no permite aplicar la consecuencia prevista en el artículo 65.2 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada pues tal prohibición no impone el cese del administrador por la actividad que puedan desarrollar las personas a él vinculadas y menos por el personal subordinado laboralmente al mismo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y si es el representante persona física de un admistrador persona jurídica el que es, a su vez, administrador de otra sociedad con un objeto análogo de la que es representante?

gracias

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Difícil, pero la solución debería ser la misma q la de la sentencia porque la persona física representante NO es el administrador

Anónimo dijo...

Eso pienso yo. Que la prohibición de no competencia o de aprovechar la oportunidad de negocio opera para el administrador persona jurídica, pero no se extiende a los representantes personas físicas.

Además, que para el deber de secreto se diga expresamente que se extiende a los representantes, lo interpreto "a sensu contrario" que en los demás casos no se extiende.

Ana Postova dijo...

Enhorabuena por su blog.

Dice en uno de sus comentarios que la persona física representante NO es el administrador.

Estoy buscando jurisprudencia sobre este punto para un trabajo y no la encuentro. ¿Podría darme alguna pista de sentencias que confirmen este punto.

Muchas gracias

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Lo siento pero no conozco sentencias al respecto. Quizá mi colega Javier Juste lea esto y pueda ayudarle

Sergio dijo...

Y en el caso de un empresario individual que se dedica a X, y posteriormente constituye una sociedad familiar (esposa e hijos)de la que es administrador, con objeto social del mismo X, sin dejar de lado su actividad como empresario individual. ¿existiría prohibición de competencia, o podríamos hablar de una autorización táctica por el mero hecho de que toda la familia socios conocían perfectamente la actividad del administrador y empresario?

JESÚS ALFARO AGUILA-REAL dijo...

Hay q entender que sí. Piensa en la responsabilidad del comerciante casado (arts. 5-10 C de c)

Archivo del blog