http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

miércoles, 25 de enero de 2017

Donaciones y gobierno corporativo

Nos hemos ocupado en numerosas ocasiones de la llamada responsabilidad social corporativa (RSC) que, siguiendo a Tirole/Benabou, llamamos “filantropía por delegación”. Los administradores sociales, por delegación de los accionistas, hacen la filantropía que éstos querrían hacer pero que están en peor situación para hacer. En esta entrada hemos resumido nuestra posición al respecto. El trabajo que reseñamos a continuación se ocupa de analizar las donaciones que realizan las grandes empresas norteamericanas para determinar si es RSC “de la buena”, es decir, aquella que contribuye a aumentar el valor de la empresa donante a largo plazo porque mejora su reputación. Los autores descartan las donaciones políticas porque, al respecto, podemos estar bastante seguros de que no benefician a los accionistas en su conjunto ya que hay que suponer que éstos tienen preferencias divergentes al respecto y, en general, porque el riesgo de captura del regulador y de corrupción es suficiente para que esas donaciones no pasen una comprobación en términos coste-beneficio desde el punto de vista del bienestar de la Sociedad en su conjunto (no de la compañía).

Las conclusiones de los autores van en la línea de la mejor doctrina sobre el particular

  1. Existe una correlación positiva entre mayor valor de las empresas y donaciones a entidades sin ánimo de lucro.
  2. No hay correlación entre donaciones y fortaleza del gobierno corporativo.
  3. El hecho de que los administradores estén blindados en sus puestos (que no sea fácil que los destituyan porque el accionariado es disperso y hay mecanismos anti-OPA hostil en vigor) no afecta al volumen de donaciones de la empresa. Ni viceversa, las empresas mejor gobernadas no donan en cantidades inferiores.
De modo que una primera conclusión es que no parece que las donaciones realizadas por las grandes empresas reflejen costes de agencia de los accionistas respecto de los administradores.

Al contrario, las donaciones filantrópicas están correlacionadas positivamente con “medidas actuales y futuras de valor de la empresa y de rentabilidad”

  1. La relación positiva es más fuerte para las donaciones de dinero que para las donaciones de bienes
  2. Si la compañía dona a través de una fundación, hay correlación con débil gobierno corporativo de la compañía y con ejecutivos muy poderosos y escaso control externo de la conducta de estos (no hay accionistas significativos). Pero esto no significa que la articulación de la filantropía de una compañía a través de una fundación indique que se trata de “mala” RSC, más bien, la constitución de una fundación sirve, normalmente, para asegurar el buen uso de los fondos por parte de los donatarios, esto es, que los fondos se gastan en el mejor interés de la compañía donante.

Y, sobre las donaciones políticas,
“las donaciones políticas parecen estar relacionadas con debilidad del gobierno corporativo, en concreto con administradores más blindados y no guardan relación con mayor valor de las empresas o con sus beneficios. Un análisis de diferencia-en-diferencias realizado sobre las elecciones de 2010 en el Reino Unido no dio como resultado ningún efecto positivo de las donaciones políticas en el valor de las empresas”
 

Liang, Hao and Renneboog, Luc, Corporate Donations and Shareholder Value (December 1, 2016).











No hay comentarios:

Archivo del blog