http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

viernes, 24 de febrero de 2017

Definición de deber de lealtad de Smith

tejidos época soviética

 

Actuar con libertad de juicio en interés del beneficiario tal como lo percibe el fiduciario… es la forma exigida por la ley de ejercitar poderes fiduciarios

“La característica esencial de las relaciones fiduciarias es que el fiduciario debe al beneficiario el ejercicio de su juicio en lo que el fiduciario perciba como el interés superior del beneficiario. El deber existe en cualquier situación en que una persona tenga la capacidad para tomar decisiones discrecionales que afecten a la esfera jurídica de otra y donde, según una interpretación apropiada de por qué se le atribuyeron las facultades fiduciarias, se concluye que se le otorgaron para que el fiduciario gestionara los asuntos de otra persona. 
La segunda parte de esta definición distingue situaciones en las que una persona simplemente tiene poder sobre otra persona y las situaciones fiduciarias en las que una persona tiene poder para actuar en nombre o por cuenta de otra persona. 
El deber de lealtad también surge en las situaciones de asesoramiento genuino, donde una persona se compromete a aconsejar a otra persona para ayudar a esa otra persona a tomar sus propias decisiones.

En ambas situaciones -la posesión de facultades atribuidas por la Ley y el contexto de asesoramiento- una persona tiene algún control sobre otra persona, pero disfruta de ese control por cuenta y en beneficio de la otra persona. 
El deber de lealtad no es un deber prescriptivo, no prescribe ningún curso de acción concreto. Prescribe cómo debe ejercerse el juicio, pero de una manera totalmente subjetiva. Requiere que el fiduciario ejerza su juicio en lo que el fiduciario percibe como los mejores intereses del beneficiario. Esto significa que las decisiones de diferentes fiduciarios pueden ser diferentes aunque estén en la misma situación. 
Pero esto no significa que los fiduciarios no estén sujetos a controles jurídicos objetivos. En primer lugar, el deber de diligencia está vinculado a un criterio objetivo de razonabilidad (las decisiones disparatadas no están protegidas por la business judgment rule). En segundo lugar, las reglas no conflict y no profit no están vinculadas a ningún elemento subjetivo. 
Pero la importancia del carácter subjetivo del deber de lealtad es que el deber evalúa, no si el fiduciario ha hecho bien su trabajo, sino si lo ha hecho lealmente, es decir, con la vista puesta exclusivamente en lo que perciba el sujeto como el mejor interés del beneficiario 
Las reglas derivadas del deber de lealtad (no conflict, no profit) sólo se aplican a los fiduciarios, porque sólo los fiduciarios tienen deberes de conducta que requieren ejercitar su juicio en lo que el fiduciario cree que es el mejor interés de otro. Además, nos ayuda a extender los deberes a otras situaciones análogas. Por ejemplo, una persona que participa en un comité de becas, ha de abstenerse de participar en la decisión si uno de los candidatos a la beca es pariente suyo y un político no debería participar en la toma de decisiones cuando tiene un interés financiero en la decisión. En todos estos casos, en los que nos preocupan los conflictos, estamos ante situaciones en las que se exige a las personas que ejerzan el juicio de otra manera, y no egoísta 
Cuando un fiduciario ejercita su propio juicio, en un ámbito en el que el deber de lealtad es aplicable, debe ejercerlo de una manera peculiar… El deber no reconoce una gama indefinida de cursos de acción y sólo se aplica en situaciones en las que el fiduciario debe ejercer su libertad de juicio. Cuando debe hacerlo, el deber de lealtad indica cómo ha de ejercer ese juicio: ha de ejercerlo en el interés superior del beneficiario tal como el fiduciario lo percibe… (de manera que)… nadie, ni siquiera un juez que actuara en su lugar puede decir que su juicio fue erróneo simplemente porque ese otro, o el juez, habría tomado una decisión diferente… pero si el juez concluye que el fiduciario tuvo en consideración – al ejercitar su juicio – factores erróneos, que eran irrelevantes o no deberían formar parte de la decisión, el juez afirmará que ha habido una infracción del deber de lealtad y que el juicio no se ejercitó adecuadamente… 
Se podría decir que para afirmar que el fiduciario ha ejercido válidamente sus poderes, ha de ejercerlos de forma correcta (conforme al deber de lealtad): el fiduciario ha de ejercitar su juicio en la forma en la que, en su percepción, es el mejor interés del beneficiario. Si no lo hace, el acto puede anularse porque no se ha ejercido el poder de acuerdo con las reglas que regulan dicho ejercicio”

Smith, Lionel, Can We Be Obliged to Be Selfless? (September 24, 2013). A. Gold and P. Miller, eds., Philosophical Foundations of Fiduciary Law, Oxford University Press, 2014


Entradas relacionadas

 

No hay comentarios:

Archivo del blog