http://almacendederecho.org/wp-content/uploads/2015/06/Logo-Almacen-de-Derecho-300x871.png

domingo, 5 de noviembre de 2017

Castigo prosocial o altruista: castigar al que no castiga para sostener la cooperación en el grupo

mm8259_20140510_42374_1800x1200

Foto: National Geographic

En este trabajo, la autora examina cómo se garantiza el cumplimiento de las reglas que sostienen la cooperación en el seno de un grupo – los Turkana, tribus dedicadas a la ganadería en Kenia que, periódicamente forman partidas de hombres jóvenes que atacan a grupos rivales para apoderarse de su ganado – a través de la imposición descentralizada de sanciones a los cobardes. Lo interesante del estudio es que se analiza, no la imposición de sanciones a los cobardes, sino la imposición de sanciones a los que no contribuyen a sancionar a los cobardes, es decir, a los “gorrones de segundo orden”. Los gorrones de primer orden son los que no contribuyen al esfuerzo bélico. Los de segundo orden son los que no contribuyen a sancionar a los que no contribuyen al esfuerzo bélico.

Además, el estudio muestra que la reacción de los individuos que cooperan (tanto al esfuerzo bélico como a castigar a los gorrones) es muy ponderada, es decir, “sólo la imposición de un castigo medido y proporcional, permite a una persona evitar la desaprobación”

se sanciona o se desaprueba la conducta,

  • tanto del que no contribuye al castigo a los gorrones
  • como del que impone castigos injustos (pretende sancionar a quien no es un gorrón)
  • como al que impone castigos excesivos o unilaterales (en lugar de actuar sólo tras haberse formado un consenso sobre la conducta del gorrón y previa determinación de a quién corresponde actuar de verdugo): “el hecho de que los castigosn unilaterales estén mal vistos y los que los practican sean tenidos por malhechores implica que el carácter colectivo del castigo sirve a incrementar su legitimidad moral, no a aumentar su eficacia”.
  • así como la conducta de aquellos que toman represalias contra el castigo legítimo (castigo antisocial).
  •  

Lo extraordinario del sistema “penal” de los Turkana es que no está centralizado, es decir, no hay un sistema “judicial” que asigna a individuos determinados la aplicación de las sanciones. El castigo se impone al gorrón por sus iguales (por eso es más primitivo el sistema de jurados propio del common law que el sistema continental de jueces profesionales, en el sentido de menos eficiente porque no aprovecha las ventajas de la especialización y la división del trabajo y porque exige que el grupo que “enjuicia” la conducta disponga de mucha información sobre la conducta del “reo”)

Los Turkana son un grupo etnolingüístico nilo-sahariano en el norte de Kenia que comprende aproximadamente un millón de personas. Periódicamente movilizan a unos pocos cientos de guerreros para realizar incursiones contra  grupos étnicos vecinos en los que los participantes corren el riesgo de morir (un 1% de probabilidades). Los varones y los desertores son criticados por los miembros de la comunidad y pueden ser castigados físicamente y son castigados por sus coetáneos. Grupos estrechamente unidos nacidos dentro de un período de 4 a 7 años que se hacen compañía durante reuniones comunales, redadas y mientras cuidan del ganado.

 

Mathew, Sarah. 2017. "How the Second-Order Free Rider Problem Is Solved in a Small-Scale Society." American Economic Review, 107(5): 578-81

 

Entradas relacionadas

 

No hay comentarios:

Archivo del blog